lunes, 2 de abril de 2012

Dos nuevos artículos en la web: sobre asfixia erótica

Dos nuevos artículos dedicados a esta conflictiva práctica: Asfixia erótica


Asfixia Erótica: Descripción y riesgos,
por Maestro Avanlys.

Tema actualizado últimamente por la desaparición de algunas figuras de la pantalla grande y de la chica, el erotismo intensificado por ciertos públicos de supuesta amplificación de sensaciones.
Existen diversos mecanismos para incrementar las sensaciones originadas en la apnea: a) la obstrucción de los conductos aéreos, y b) de la circulación cerebral, mediante aumento de la dopamina y reducción de la serotonina.
En los casos a), esto se logra por oclusión de la glotis, lo que puede ser voluntario (maniobra de Valsalva) o bien obligado por distintas formas de limitar el ingreso de aire a los pulmones (oclusión manual de nariz y boca o instrumental con bolsa cubriendo la cabeza).
La reducción de oxígeno produce un aumento en la sensibilidad de los centros pneumotáxicos que obligan a “necesitar” el intercambio gaseoso alveolar. Su impedimento produciría sensaciones eróticas, tanto en mujeres (orgasmos) como en hombres (eyaculación) de tipo reflejo. Pero el cerebro, cuando el organismo utiliza los 500 ml de oxígeno de reserva, clama por respirar. Cuando la situación se prolonga puede deslizarse suavemente a la muerte por falta de oxigenación cerebral.... LEER+



Introducción a la Asfixia Erótica, por J.L.V.


Todas las personas, por tener sexo, somos sexuadas. Pero no de una vez y para siempre, sino que estamos en un proceso inacabable de sexuación, con sus modos, matices y peculiaridades, que da resultados diversos (Amezúa, 1999).
Uno de esos resultados produce el disfrute con imágenes o acciones relacionadas con la asfixia. Quiero subrayar esta palabra: disfrute. Las peculiaridades, como nos recuerda Ullerstam en Las minorías eróticas, son posibilidades de felicidad. Como sexólogos, lo que a nosotros nos va a interesar es conocer, por un lado, la erótica de la asfixia; y por el otro, ayudar a las personas así sexuadas a aceptarse y a expresar su erótica de modo que sean felices.
La asfixia se puede producir ahorcándose, estrangulándose con una cuerda, envolviendo la cara en una bolsa de plástico, sumergiéndose en agua, etc. Al ser la falta de oxígeno el elemento con el que se juega, los errores en la técnica pueden ser fatales (Wiseman, 2004). De ahí, también, que ése haya sido el lado más publicitado. Aunque tal vez el adjetivo no sea el más adecuado. Las muertes por autoasfixia erótica tienden a no mencionarse en los periódicos por temor a un supuesto efecto contagio, al igual que sucede con los suicidios. De hecho, muchas de estas muertes se consideran familiarmente como suicidios para evitar la vergüenza asociada con esta peculiaridad (Jenkins, 2000). Hasta los propios jueces de instrucción, a veces por desconocimiento y otras por presiones sociales, con frecuencia consideran este tipo de muertes accidentales como suicidios (Boglioli y Taff, 1994). Eso dificulta la obtención y fiabilidad de las estadísticas1. Es más, las únicas estadísticas que existen proceden del ámbito forense. ¿Qué representatividad tienen los que acaban mal respecto de los que viven su peculiaridad de forma segura y anónima? No lo sabemos. ...LEER+

Dos lecturas diferentes acerca de este tema tan controversial. Esperemos les gusten y ayuden en algo a su total comprensión.

3 comentarios:

  1. La verdad es que tengo muy poca idea sobre asfixia, y hasta me da un poco de miedo, pero luego de informarme al respecto pretendo también practicarla. Si eso promete placeres nuevos, bienvenido sea.

    ResponderEliminar
  2. Dejo mis saludos azules, con todo respeto, desde mi playa que lo espera...

    ResponderEliminar